Una apuesta personal

Acostumbrada un poco a nadar en salsa cuando sube el pan y tras 10 años diseñando eventos, ¿por qué no decidir embarcarme en un enorme proyecto en plena crisis? Así soy yo.
Bea, para los amigos, conocidos, desconocidos y mensajeados. Con el “-triz” me pongo tensa, suena demasiado serio y yo soy más de tomarme muy en serio el humor. A menudo reacciono raro con los demás formatos (cari, churri, guapis, corazón, etc.) pero intento que no se me note mucho…

Poco más puedo adelantaros de mí. Soy reservada para mi vida privada (no me vais a pillar en un selfie o, al menos, hecho por mi), no me gustan los extremos pero tampoco quien no se define por alguna posición o actitud en la vida. Somos de colores, parecidos y distintos a la vez. Lo mejor es juntarlo todo y ver qué pasa.

Mis pasiones, no aburrirme nunca en general. Y, en particular, los seres que me han cambiado la vida (mis 3 favoritos) y me han enseñado a vivirla, siendo muy consciente de que la felicidad son las pequeñas cosas de la vida que nos hacen sonreir y todo lo demás está para aderezar esas cosas.

No conozco a quien le guste más una fiesta y los nervios por todo lo que hay que tramar previamente para sorprender a alguien importante. Y si a eso le sumamos una comida genial, una música estupenda, un sitio de infarto, un montón de gente guapa para la ocasión, un fotógrafo y una decoración especial, ¡tenemos un bodorrio! ¿Cómo podría dedicarme a otra cosa que me divirtiese tanto como esto? Tendrían que inventarlo. O mejor dicho, me lo voy inventando yo sobre la marcha. Se llama Nara Connection.

Nara Connection

Mi gran apuesta. No lo considero un sueño porque los sueños son cambiantes y pretendo que Nara se quede conmigo toda la vida.

Tras un largo periplo estudio-trabajo-estudio-trabajo que desde el año 2000 me ha hecho enamorarme de un montón de apartados de mi vida (Periodismo, Diseño 2D, Documentación, Marketing, Diseño 3D, Web, Eventos) al fin encontré mi vocación. Aprendí de los mejores (y en algunos casos, también de los peores, pero todo es aprender) hace 10 años y desde hace 4, llevo las riendas de un proyecto que empezó por dos, luego pasamos a ser 3 y ahora pretendo dar una vuelta, empezando por esta web, para sumar a más gente que me complementa.

Tengo un respeto inmenso por cada uno que comparte conmigo esta profesión, desde un equipo de catering, hasta las estilistas, los músicos, los deejays, los diseñadores y todos los que se suman a que en un solo día, uno en concreto, el trabajo de todos haga feliz a una pareja y consiga que ese día determinado sea el mejor de su vida. Me considero una privilegiada por divertirme trabajando y por poder participar de la historia de tantas parejas increíbles. Muchas de ellas, ya convertidos en algo más.

Pero si tengo debilidad por alguno en todo ese grupo, es por quien capta la belleza de ese día, quien es capaz de congelar la felicidad y alargarla en imágenes que duran para siempre. Llevo tiempo dándole vueltas (y ellos lo saben) a cómo compartir ese sentimiento, sin palabras, sólo con los testimonios gráficos de compañeros a los que admiro. Por eso he incluido la sección Inspirational Mag. Este apartado habla de la belleza, de la creatividad, de sentimientos y de técnica. Poco a poco dará paso a otra cosa que tengo en mente, pero empecemos por cosas abarcables.

Y el resto, cómo no, es la esencia del diseño y la organización. Una pequeña agencia, como Nara Connection, vive por y para hurgar en los secretos de las historias de pareja. Para convertir esa belleza interior, que no se puede fotografiar, en algo material, que sí se puede recordar y compartir. El diseño es una extensión de la creatividad de cada uno y es la forma más divertida de sorprender a los que quieren ser sorprendidos.

¿Queréis una boda para recordar?

contacto@naraconnection.com
669 561 265
@naraconnection

Your comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *