Boda a la mejicana Sofía & Javier

A menudo…

Toda historia de amor que comience con un adverbio temporal te atrapa hasta la última línea, como las pelis que comienzan con un “a menudo…”, “algunas veces…”, “siempre que…” para a continuación contar la única excepción que confirma la regla. Esas historias de parejas impertérritas que, existiendo o no alguna truculencia (en este caso una alergia y mucha lluvia), acaban en un increíble sí quiero.

Esa sensación hemos tenido con esta boda. Te atrapa desde la primera foto de Pepe Orellana y te absorbe hasta el final. Es de esas bodas cuya historia contaríamos hablando de otras con un -“A menudo” llevar a cabo una boda resulta complejo e incluso extenuante para muchos novios que, entre la elección de invitaciones, las llamadas a los amigos más cercanos, las reuniones familiares, los trámites burocráticos, el contacto con proveedores y la toma de decisiones, resulta un camino de subida hasta la cima de una duna, descalzos y sin agua-.
Sin embargo, esta boda nos inspira naturalidad. Es la excepción que buscábamos para mostrar que es cierto, que se puede conseguir. Hay cosas que no se podrían mostrar sin un fotógrafo de esta talla, que nos narra no sólo lo que se ve en la boda, sino lo que hay detrás de ella. ¿Qué vemos? Complicidad. Una pareja que comparte su gran momento con la gente que quiere, que toman decisiones juntos, que se emocionan en la ceremonia y se giran hacia el banco de sus familiares buscando compartir esa emoción, que no se les escapa un detalle, que hacen que parezca que llevar a cabo una boda así resulte fácil, pero no lo es. Sin embargo, lo que nos cuentan estas fotos de lo que hubo detrás es que disfrutaron de los preparativos, que como siempre decimos, es el 50% de la boda. Y con ello, consiguieron el éxito en el otro 50%, que es lo que vivieron con los invitados.

Esto es lo que nos cuenta la novia: <<Lo más importante para nosotros era festejar con la gente que más queremos, con la música, el lugar y la comida que nos encanta. A pesar de los inconvenientes (tenía una alergia terrible en los ojos y llovió sin parar todo el día) son cosas que haces a un lado y disfrutas de cada momento y de cada persona al máximo.

Quisimos hacer algo sencillo pero con detalles que lo hicieran original. Decidimos sentarnos con nuestros amigos, una mesa enorme de 40 personas, repartimos coronitas de flores que hicimos a mano mi mamá y yo… Lo mejor de todo es que la gente no dejo de bailar en ningún momento. Es un día increíble que recordaremos para siempre con mucho cariño>>.
Gracias por compartirlo con Nara Connection Sofía y Javier, y enhorabuena Pepe Orellana por estas fotos increíbles.
boda-mexico-2

Detalle del banquete: minutas en Kraft, tablas de quesos y panes sobre pizarra, mesas corridas con tonos naturales y notas de color verde y blanco.

boda-mexico-3
Detalles hechos a mano: personalización, siempre es la clave!
boda-mexico-4
Momentos previos al enlace.
boda-mexico-5
La unión.
boda-mexico-6
Captura de los mejores momentos para el recuerdo.
boda-mexico-7
Detalles en blanco y negro.
boda-mexico-8
Una fiesta compartida. Baile, diversión y felicidad.
boda-mexico-10
Los zapatos de la novia.
boda-mexico-9
Continúa la fiesta a todo color. Que no falte una buena iluminación con una buena selección musical. Detalle de las chicas con las coronas que hicieron Sofía y su madre.
boda-mexico-11
Os habéis quedado con ganas de más, seguro! Las fotos están enlazadas a la web del fotógrafo. No os perdáis el reportaje completo de Pepe Orellana. Avisábamos al principio, esta boda engancha.
¡Feliz semana a todos!

Your comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *