Las novias de Valli

Elegir un vestido de Giambattista Valli es como pedir uno de tus tres deseos al genio de la lámpara. Ha de ser algo muy reflexivo y prioritario, no un deseo tomado a la ligera. ¿Por qué supone una apuesta tan fuerte? Es como elegir la combinación perfecta para las carreras de Ascott, es como pasar una noche en una villa en Serengeti, algo que no deja indiferente.

Esta semana Hello! publica el reportaje de la boda de Jessica Biel y Justin Timberlake, celebrada en Fasano, una localidad en la región italiana de Puglia. El complejo donde organizaron la ceremonia era un impresionante resort de lujo que ofrecía el Adríatico como marco de fondo. Para los que queráis transportaros a pequeña escala virtual, aquí tenéis el link de google maps.

A pesar del evidente protagonismo del paisaje, el vestido de la novia, diseñado por Giambattista Valli, ha acaparado las portadas de la prensa internacional, como ya consiguiera en octubre de 2010 con un impresionante vestido de novia que diseñó para Laura Vecino, esposa y, dentro de poco, madre del hijo del Duque de Feria, Rafa Medina.

Ver noticia aquí

El diseñador, por deseo expreso de su amiga y ya convertida en señora Timberlake, creó un traje romántico de palabra de honor con volantes y estampado rosa. Una combinación algo arriesgada, pero que a manos de un modisto excepcional se convierte en una apuesta segura.

Ver noticia aquí

Your comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *